R. Wagner: Preludio de El Oro del Rin

El oro del Rin se estrenó en 1869 y es la primera de las cuatro jornadas que forman El Anillo de los Nibelungos de Richard Wagner (1813-1883). El preludio orquestal se unifica con la presencia y proyección de un sólo acorde de mi bemol mayor que se mantiene durante 136 compases desprovisto de transiciones, modulaciones y cambios armónicos. La exposición y repetición continua de varios motivos (leitmotivs), en forma de ostinato,  hace de esta pieza orquestal uno de los primeros ejemplos de música minimalista.

Wagner relata, en su autobiografía, que la concepción del preludio orquestal le vino a su mente en un estado de somnolencia, producto de un caluroso día en el campo:

“Súbitamente se sintió sumergido en el agua, cuyo ruido fue convirtiéndose en una acorde de mi bemol mayor, sostenido a través de arpegios ininterrumpidos de movimiento cada vez más rápido”.

Independientemente del comentario del compositor, el tono de Mi bemol mayor se ha considerado, a partir de la música barroca, como una tonalidad simbólica relacionada con la divinidad (tres bemoles, trinidad, carácter mitológico, etc.).

En el siguiente vídeo se puede escuchar el preludio y observar la partitura:

A pesar de su carácter homogéneo del preludio se pueden diferenciar 4 secciones. El número de compases de las tres primeras secciones y de los 4 segmentos de la cuarta es múltiplo de 4: leitmotivs de 4 compases que con su repetición forman secciones y segmentos de 8,16 y 32 compases.

Los leitmotivs que se presenta en el preludio están relacionados como elementos de la naturaleza  y, con Wagner, estos elementos  se relacionan, a nivel musical, con la resonancia natural (armónicos,fundamental, quinta, tercera), el acorde perfecto, la escala pentatónica y el diatonismo.  Por lo contrario, los aspectos humanos y relacionados con el drama como la maldición, la muerte, etc. se describen con la música cromática y las disonancias (el anillo, la muerte, esclavitud, etc. ).

1. Primera sección: Principio del mundo (16 compases)

El preludio describe el decorado en el cual se desarrolla la primera escena: las aguas ondulantes del Rin que emergen gradualmente desde la oscuridad más profunda hasta un nuevo y alegre amanecer en el cual cantan las tres hijas del Rin (primera escena).

Ejemplo 1:La fundamental y la quinta justa. Contrabajos y fagotes

bordon-ok

En los compases iniciales se presenta, como efecto principal, la pedal de tónica por parte de los contrabajos. A la tónica se le añade la quinta justa superior, a partir del quinto compás, con la entrada de los fagotes. Las dos notas forman, a nivel armónico, una quinta justa vacía de efecto arcaico (bordón) que suena de modo constante en todo el preludio. Esta primera imagen sonora está descrita como El principio del mundo.

2. Segunda sección: Motivo original de la naturaleza (32 compases)

Ocho trompas naturales presentan, a modo de ostinato, un motivo basado en el arpegio del acorde de tónica que asciende tres octavas siguiendo el orden de los armónicos del sonido fundamental (mib-sib-mib-sol).

Ejemplo 2: Motivo original de la Naturaleza

2-motivo-origen-de-la-naturaleza

En el siguiente vídeo se puede escuchar el leitmotiv comentado:

Si bien el motivo aparece repetido 32 veces, el modo en que lo exponen las ocho trompas produce una intensificación gradual basada en la imitación canónica. Este procedimiento, denominado por los minimalistas como desplazamiento gradual de fase, provoca, al final de la sección, desplazamientos rítmicos a nivel de medio compás.

Ejemplo 3: Segunda sección. Trompas

2a

2b

En el Ejemplo 3 se indican las entradas del motivo y los procedimientos de presentación e intensificación de éstas. En la última presentación se produce una leve variación melódica seguida de un descenso melódico en ritmo de blancas. Al final de la sección el bordón (mib-sib) se refuerza con la tuba contrabajo, el clarinete bajo y los trombones.

Ejemplo 4. El bordó mib-sib al final de la segunda sección que conecta con el principio de la tercera

segunda-seccion-bordon

 

El siguiente vídeo resume los detalles de las dos primeras secciones:

3. Tercera sección: Motivo definitivo de la naturaleza (32 compases)

Se expone el motivo de la naturaleza del modo en que va a presentarse a lo largo de las cuatro jornadas.

Ejemplo 5. Motivo definitivo de la naturaleza

motivo-definitivo-de-la-naturaleza

En el siguiente vídeo se puede escuchar el motivo definitivo de la naturaleza:

El nuevo motivo se expone en las cuerdas a lo largo de los 32 compases de la tercera sección. Su diseño melódico de ascenso y descenso se proyecta, a nivel estructural, en toda la sección alcanzando la nota más aguda en el compás 24 de los 32 que forma la tercera sección.

Ejemplo 6

motivo-definitivo-de-la-naturaleza-2

El nuevo diseño melódico se superpone a los motivos expuestos en las dos primeras secciones enriqueciendo la textura mediante un proceso varios aspectos:

  • mayor densidad sonora,
  • intensificación rítmica,
  • ascenso melódico hacia registros más agudos,
  • y diversidad tímbrica.

Ejemplo 7: Superposición de motivos entre el final de la segunda sección y el principio de la tercera

partitura-superposicion-sec-2-y-3

A pesar del contraste temático, el carácter ascendente-descendente de la segunda sección (trompas) se repite en la tercera sección con las cuerdas.

Al fina de la tercera sección el motivo 2, expuesto en las maderas, se reduce a la repetición de dos compases en forma de ostinato. Las 8 trompas mantiene el final del motivo 2 (blancas con puntillos, arpegio descendente).

Ejemplo 8. Final de la tercera sección

partitura-superposicion-sec-fin3

4. Cuarta sección: Motivo del Rin (16+16+16+8 compases)

La última sección, mucho más extensa, se divide en tres segmentos de 16 compases y un cuarto de 8 compases. Representa la sección culminante en la cual se superponen todos los motivos expuestos.

Se divide en 4 segmentos: los tres primeros de 16 compases y el último de 8. El motivo definitivo de la naturaleza aparece variado con ritmo continuo de semicorcheas en cuerda grave (motivo definitivo de la naturaleza b). En el vídeo siguiente se muestran sus características:

Al Motivo definitivo de la naturaleza b se superpone otro diseño melódico-rítmico que interpretan las maderas (el motivo del Rin):

El motivo del Rin se intensifica en las maderas a lo largo de 48 compases y se transforma, en los últimos 8 compases, en una escala ascendente con ritmo continuo de semicorcheas con la cual concluye el preludio dando paso, sin interrupción alguna, a la primera escena.

Ejemplo 9. Los 6 últimos  compases del preludio

preludio-ultimos-compases

La forma definitiva del preludio se aproxima a la estructura de bar form si se toman los 16 compases como un decorado y los tres motivos principales (secciones 2, 3 y 4) como los tres elementos formales principales.

En el siguiente vídeo se puede observar la partitura con todos los detalles comentados:

La bar form también rige la estructura del preludio que abre el prologo de El Ocaso de los dioses con el cual se cierra el ciclo de El Anillo de lo Nibelungos.

Análisis de Tomás Gilabert

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis de obras orquestales, Análisis musical, Música romántica, R. Wagner y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s