Ejercicios de análisis musical con soluciones nº 26

Dada la siguiente partitura Partitura en PDF

Indicar:

  • Aspectos tonales: acordes, cadencias, tonalidades y modulaciones.
  • Aspectos formales: secciones, frases, semifrases y motivos. 
  • Textura.
  • Aspectos estilísticos. 

Solución

En el siguiente vídeo se indican todos los aspectos tonales, formales y temáticos. 

Sinfonía de la Cantata nº 156 BWV 156 de J. S. Bach (1685-1750) estrenada en 1729 en Leipzig. Se trata de una pieza orquestal para cuerdas, continuo y oboe, compuesta en la tonalidad de Fa mayor. Bach compuso una versión posterior como segundo movimiento del Concierto para clave nº 5 en Fa menor BWV 1056.

A pesar del carácter monotemático típico del estilo barroco y la ausencia de contrastes en la textura, la Sinfonía contiene la estructura ternaria tipo A B A’, que se distingue principalmente por las modulaciones, las cadencias, las pausas de la melodía, el contraste a tonalidades menores y el retorno de los compases iniciales. 

  • La primera sección, A, presenta el motivo principal y establece la tonalidad principal de Fa mayor modulando a Do mayor (tonalidad de la dominante). 
  • La segunda sección, B, se desarrolla en torno a la tonalidad de Sol menor (relativo de la subdominante) y prepara el retorno gradual a la tonalidad principal de Fa mayor (retromodulación). 
  • La tercera sección, A’, reexpone parte de la primera sección. Aunque se produce una cadencia perfecta en Fa mayor, los dos últimos compases dejan la estructura tonal abierta con el final semicadencial del último compás. 

Primera sección A

Formada por dos frases de 3 y 4 compases. La segunda frase se inicia con una progresión por quintas modulante en los compases 4 y 5 que provoca la modulación a Do mayor. Si se toma como referencia la progresión y el proceso cadencial de la segunda frase se observa la estructura ternaria tipo fortspinnung, típica del último periodo barroco. 

Ejemplo 1. Primera sección. 

A nivel temático se expone el motivo principal, en el oboe, que se combina con los diseños melódicos complementarios basados en el arpegio descendente y el tricordo descendente (k). El patrón de acompañamiento, destinado a los instrumentos de cuerda, está formado por un ritmo de superficie de corchea que alterna el ritmo de corchea y negra del bajo (y) con el diseño ascendente formado por dos corcheas (z) en violines y viola. 

Ejemplo 2. Motivos y diseños melódicos. 

Segunda sección B

En la segunda sección se producen modulaciones a tonalidades de la región de subdominante (Sol menor y Si bemol mayor). Predomina el modo menor y la variedad melódica, con saltos de sexta y décima en el oboe. 

Ejemplo 3. Segunda sección B.

Atendiendo a las modulaciones y el discurso melódico, B se divide en dos grupos de 5 y 4 compases. En el segundo grupo se alcanza la segunda tonalidad, con progresión por quintas,  que culmina con la modulación pasajera a Si bemol mayor. En los dos últimos compases se produce el retorno a la tonalidad principal (retromodulación). A nivel melódico el ritmo se intensifica con los tresillos de semicorcheas que ornamentan el pentacordo mi-si bemol. 

Ejemplo 4. Final de B. 

 

Tercera sección A’

La reexposición repite, con variantes, la primera frase de A. Los últimos dos compases añadidos culminan con la semicadencia que deja la estructura tonalmente abierta. 

Ejemplo 5. Tercera sección A’.

Textura de melodía acompañada basada en la polaridad entre melodía y bajo típica del barroco. El bajo tiene fuertes implicaciones armónicas que sirven de base tonal a toda la pieza. La melodía, en el oboe, está densamente ornamentada. Se trata de una melodía compuesta con arpegios, cambios de registro y saltos melódicos. Los violines y la viola repiten el mismo patrón de acompañamiento que se complementa con el bajo formado un ritmo continuo de corcheas (ritmo de superficie de corcheas). La alternancia entre las notas y los silencios de las cuerdas simula un hoquetus

Estilo barroco tardío:

  • Modulación a tonos vecinos. 
  • Monotematismo sin grandes contrastes. 
  • Polaridad entre melodía y bajo. 
  • Progresiones por quintas. 
  • Melodía ornamentada. 
  • Cadencia conclusiva barroca con anticipación de la tónica en la melodía. 
  • Ritmo armónico uniforme y constante. 
  • El ritmo de semicorcheas de la melodía y las corcheas del acompañamiento forman la doble pulsación rítmica típica del final del barroco. 
  • Pulsaciones rítmicas iguales que ofrecen pocas diferencias entre el primer tiempo y el tercero de cada compás. 

Análisis de Tomás Gilabert

Esta entrada fue publicada en Análisis de obras orquestales, Análisis musical, Ejercicios de análisis musical, Música barroca y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s