Reverie de Giovanni Bottesini

El compositor y contrabajista italiano Giovanni Bottesini (1821-1889) compuso Reverie en 1880. Se trata de una pieza para orquesta y contrabajo de carácter íntimo que explota las posibilidades técnicas del contrabajo del Siglo XIX, en un estilo melódico propio de la música romántica italiana, estrechamente vinculada con el mundo de la ópera.

En el siguiente vídeo se puede escuchar la pieza, con acompañamiento de piano, y observar detalles sobre su estructura tonal, formal y motívica.

La textura de melodía acompañada unifica toda la pieza.  Su estructura ternaria, tipo A B A’, se complementa con una introducción orquestal de 4 compases y una Coda final, en la cual se producen alternancias entre la orquesta y el contrabajo. Las secciones A y A’ se desarrollan en la tonalidad de mi menor, con cambio a mi mayor, homónima mayor de mi menor, en la segunda sección.

La primera sección, A, contiene tres frases de 4 compases cada una.

  • En la primera frase se exponen tres motivos contrastantes y complementarios.

Ejemplo 1. Introducción y primera frase.

 

Diapositiva1

  • La segunda frase tiene función de transición. La melodía se basa en una progresión por quintas completa y ornamentada, con modulación pasajera a la tonalidad de si menor (dominante en menor de mi menor) que culmina con cadencia perfecta. 
  • La tercera frase articula el retorno a mi menor y tiene función cadencial, finalizando con una semicadencia en la tonalidad principal.

Ejemplo 2. Primera sección. Segunda y tercera frase.

Diapositiva2

La segunda sección, B, en modo mayor, se basa en una ascenso y descenso melódico articulado por dos frases asimétricas de 4+6 compases, que combina los motivos de la primera sección. En los primeros compases de B predomina el movimiento de segunda y las notas repetidas formando un estilo melódico más sencillo cercano al recitativo.  

Ejemplo 3. Segunda sección.

Diapositiva3

La tercera sección, A’, repite la primera sección A de modo abreviado. Se forma en la melodía una progresión ascendentes por terceras que alcanza el punto culminante con la nota más aguda. 

Ejemplo 4. Tercera sección A’. 

La Coda se inicia con alternancias entre piano y contrabajo, citando el motivo principal. 

A nivel rítmico la melodía combina corcheas de tresillo con el ritmo de corchea con puntillo y semicorchea, aspecto muy típico de la música romántica. En el acompañamiento predomina el ritmo de corcheas ternarias con blanca y negra en parte grave. 

Melodía compuesta con numerosas ornamentaciones escritas alternando movimiento conjunto con saltos de quinta y sexta. Los pasajes virtuosísticos en las secciones cadenciales detienen el tempo inicial en algunos momentos, con cambios de registro y destacados saltos melódicos.

A nivel tonal abundan los acordes con función de dominante secundaria, los acordes de séptima disminuida y las modulaciones pasajeras, ofreciendo variedad a las tonalidades de mi menor y mi mayor que tienen a la nota mi como único centro tonal. 

Análisis de Tomás Gilabert

Esta entrada fue publicada en Análisis musical, Bottesini, Música romántica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s