Preludio de la Suite para clave nº 1 de Johann Mattheson

El compositor alemán Johann Mattheson (1681-1764) escribió hacia 1714 un conjunto de 12 suites para clave. La suite nº 1 contiene 5 piezas: Prelude, Allemande, Courante, Sarabande y Gigue.

Como podemos observar la suite está formada por las cuatro danzas fijas típicas de las suite barroca encabezadas por un preludio que sirve de pórtico. Frente al rigor formal y rítmico que contienen las danzas estilizadas del barroco tardío el preludio preserva su carácter improvisatorio original y puede adoptar cualquier tipo de forma, textura y carácter.

En el siguiente vídeo se puede escuchar el preludio y observar la partitura:

Estructura

En el contexto de la aparente libertad formal que muestra el preludio se puede vislumbrar una estructura binaria asimétrica que contiene características de la forma binaria tipo suite sin barras de repetición.

La tonalidad principal es re menor pero no hay un bemol en la armadura. Este detalle se debe a que el compositor piensa en clave modal, en el modo re dórico, pero si se observa toda la partitura la nota si aparece con un bemol como nota accidental de modo constante. Se trata de un aspecto arcaico que desaparece en la segunda mitad del siglo XVIII y es una demostración de que el paso de la modalidad a la tonalidad se produjo de forma gradual.

La primera sección presenta el material temático principal basado en el arpegio quebrado descendente (x) que se combina con una figura de tres notas de las cuales la segunda es una bordadura inferior (y). A los dos primeros compases (presentación del diseño principal) le sigue una progresión por quintas que alterna, por contrapunto invertible, con acordes de negra y silencio.

Ejemplo 1. Primera subsección. Exposición del motivo principal y primera progresión.

Ejemplo 1.png

La primera subsección, de 8 compases, concluye con los acordes quebrados de los 2 compases iniciales, desplegando el acorde de dominante, pero intensificando la presencia del material inicial sin y (simetría de 2+4+2 compases). La segunda subsección presenta un material nuevo (tetracordos y ritmo de corcheas en z) que mantiene el ritmo continuo de semicorcheas.

Ejemplo 2. Segunda progresión.

Ejemplo 2.png

La segunda progresión, compases 9 y 10, contiene mayor intensidad melódica, con una ritmo armónico de medio compás que intensifica el cambio de acorde. Si bien el ritmo de semicorcheas se mantiene, se produce un contraste temático con la presencia de los tetracordos descendentes que se combinan con el diseño y en parte aguda y el diseño z en el bajo. En el compás 11 se produce un paralelismo de décimas entre las dos partes con 4 tetracordos descendentes que toman como base las notas que forma el tetracordo re-do-sib-la, proyectando así el diseño contrastante en dos niveles estructurales.

Ejemplo 3. Tercera progresión

Ejemplo 3

Teniendo en cuanta las progresiones y los contrastes la segunda subsección se puede dividir en 2+1+2 compases. Las dos progresiones comentadas, por quintas descendentes, están separadas por un compás en el cual aparecen los tetracordos ascendentes en las dos manos con paralelismos de décima. La tercera progresión, más completa y densa, a tres voces, culmina con la primera cadencia a la tonalidad relativa. Se trata de una serie de séptimas con variedad rítmica que simula la textura de trío sonata. El ritmo de semicorcheas es continuo en el bajo desde el compás 11, y junto a una textura a tres voces y un mayor número de disonancias forman un proceso cadencial que culmina con la cadencia del compás 14.

La segunda sección, más breve, invierte el plan tonal, regresando a la tonalidad de re menor, pero con un paralelismos temático que retoma los arpegios tal como parecen en los compases 7 y 8, y los tetracordos ascendentes y descendentes formando una última progresión que culmina con la cadencia final.

En el siguiente vídeo se pueden observar todos los detalles del preludio:

Textura

La combinación de elementos temáticos breves produce una textura variada que utiliza los siguientes procedimientos:

  • Exposición de un único material formando una especie de monofonía basada en una melodía compuesta que tiene implicaciones armónicas y/o acórdicas (compás 1 y 2).
  • Combinación de dos elementos contrastantes por contrapunto invertible (compases 3 a 6).
  • Acordes figurados en forma de arpegios como único elemento temático (textura acórdica figurada en compases 7-8, y 15 a 17).
  • Combinación de 2 ritmos con 2 diseños contrastantes y complementarios (en compases 9 y 10 semicorcheas en parte agua y corcheas en parte grave).
  • Presentación de un motivo o diseño melódico, a dos voces, formado paralelismos de décimas (compases 11, 20 y 21).
  • Textura tipo trío sonata a tres voces pero con dos diseños rítmicos contrastantes. En la parte aguda se imitan las voz superior y media, formado alternancias (compases 12 a 14, con inversión de la parte grava al registro agudo en los compases 18 y 19).

Estilo

Aspectos de la última etapa del barroco:

  • Modulación a tonalidades vecinas.
  • Material monotemático sin grandes contrastes.
  • Progresiones melódico-armónicas, ritmo continuo, y doble pulsación rítmica (semicorcheas y corcheas).
  • Predomina al carácter tonal cerrado, con cadencias conclusivas tipo V-I.
  • Etapa pretonal (modo dórico con el si bemol como nota accidental).

Análisis de Tomás Gilabert

Esta entrada fue publicada en Análisis musical, Johann Mattheson y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s